People inspired

¿Los servicios REST superan a los servicios SOAP?

Aunque los servicios SOAP han sido elegidos por numerosas empresas, existen otras compañías a las que les resultan demasiados complejos y poco flexibles. Con la llegada del big data y el tratamiento de los datos masivos, los servicios REST están cobrando más importancia y acaparando el centro de todas las miradas. Pero, ¿son realmente mejores que los servicios SOAP?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que ambos servicios se implementan dentro de una arquitectura llamada SOA (service-oriented architecture). Se trata de un tipo de arquitectura de software, no una tecnología o un producto, que se basa en la integración de aplicaciones mediante servicios sobre los que se construyen los artefactos que se van a necesitar. Por lo tanto, SOAP y REST seguirán los mismos principios de desarrollo al ser servicios de la misma arquitectura. 

Estos servicios web son los responsables de la comunicación entre ordenadores e, incluso, pueden ser los proveedores de los datos a las aplicaciones fron-end, disponen de una API para la transferencia de información y pueden tener diferentes arquitecturas cada uno. Es cierto que durante mucho tiempo se ha estado utilizando SOAP como protocolo de comunicación, pero debido a la necesidad de desarrollar aplicaciones más ligeras y de soportar a más usuarios han hecho que REST gane mucha popularidad. 

¿En qué se diferencian? 

Los servicios SOAP, o también conocidos como web services, son servicios que basan su comunicación bajo el protocolo SOAP (Simple Object Access Protocol). Este protocolo es el que se utiliza para que dos objetos de dos procesos diferentes se puedan comunicar entre ellos mediante un archivo XML. Por lo general, estos servicios se transmiten por HTTP, que es lo más común cuando invocamos un web services. Sin embargo, SOAP no está limitado a este protocolo si no que puede ser enviado por cualquier otro como FTP, POP3, o TCP entre otros. Utiliza el lenguaje de descripción WSDL (web services description language) que contiene las normas para definir los mensajes, enlaces, operaciones y la ubicación de la web y, en la mayoría de casos, al realizarse las operaciones en el lado servidor aumenta considerablemente la seguridad. El resultado de la comunicación es siempre un archivo XML, lo que en parte es una ventaja, pero que por otro lado lo convierte en un protocolo un poco estricto al tener que adaptarse a este formato.

 Además, SOAP está fuertemente tipado y sin la herramienta correcta puede ser muy complejo desarrollarlo y cada vez que haya un cambio en el lado servidor, los clientes deberán modificar el código para actualizar los últimos cambios.

Por otra parte, el servicio REST es mucho más ligero debido a los pocos recursos que utiliza, además de ser muy fácil de interpretar. Las respuestas que utiliza son flexibles debido a la cantidad de formatos que puede admitir -JSON, binarios, XML, textos- y contienen exactamente la información necesaria para la comunicación. Este servicio al ser tan flexible, y al igual que SOAP, transporta los datos por medio del protocolo HTTP. Además, permite utilizar los diversos métodos que proporciona HTTP para comunicarse (GET, POST, PUT…) y utilizar como respuesta los códigos nativos de HTTP.

REST no tiene estado, ya que cada petición es tratada de forma totalmente independiente, es muy sencillo de desarrollar y no necesita una gran cantidad de código extra para ponerlo en funcionamiento. Su principal desventaja es la seguridad, ya que no está fuertemente tipado y llegar a implementar esa seguridad puede llegar a ser muy costoso. Además, al no tener un estándar en la mensajería dificulta el poder trabajar en los fallos que se puedan ocasionar en la comunicación. 

El debate principal surge cuando el número de usuarios es elevado, y los servicios SOAP no son eficientes, por lo que es necesario desarrollar una estrategia diferente. Los servicios REST solventan este problema de una forma eficiente gracias a la interoperabilidad de los sistemas que no poseen la misma API y le proporciona la escalabilidad necesaria para este tipo de sistemas. Además, consume poco recursos a la hora de acceder, debido al limitado número de operaciones y al esquema de direccionamiento unificado, está haciendo que gane más adeptos a la hora de elegir el desarrollo en REST, aunque se continúe utilizando SOAP para determinados servicios.