Openness

La CNV, conocernos más a nosotros mismos para trabajar mejor en equipo

“La violencia es la expresión trágica de necesidades no satisfechas. Es la manifestación de la impotencia y/o de la desesperación de alguien que se encuentra tan desprotegido que piensa que sus palabras no bastan para hacerse entender. Entonces ataca, grita, agrede…" - Marshall B. Rosenberg (desarrollo el modelo de Comunicación no violenta “CNV”)

Una buena comunicación es un aspecto clave para el éxito de cualquier proyecto. Dependiendo de la forma en que nos expresemos el receptor reaccionará de una forma u otra. Deja que te pregunte: ¿Cómo hacemos las peticiones de las cosas que necesitamos?, ¿pedimos o exigimos?, ¿de qué forma nos comunicamos cuando estamos estresados o enfadados?, ¿cómo nos expresamos cuando estamos en total desacuerdo con nuestro interlocutor?

Dependiendo de cómo nos comuniquemos en cada uno de los escenarios de nuestra vida, podemos estar aumentando el conflicto y la desconexión o potenciando la armonía y la comprensión. Seguro que alguna vez te has dado cuenta de cómo dos personas pueden estar diciendo lo mismo y discutiendo al mismo tiempo.

La comunicación no violenta o CNV, como la llamaremos a partir de ahora, se trata de un lenguaje desde el corazón, sin prejuicios ni ideas preconcebidas, en el que intentamos conectar con nosotros mismos y con nuestro interlocutor. Este modelo de comunicación busca evitar nuestros mensajes de resistencia, defensa y violencia para alcanzar la cooperación, la empatía y la consciencia.

¿En qué se basa la CNV?

El proceso de CNV está basado en cuatro componentes principales sobre los que trabajar.

1.OBSERVACIÓN

Observamos lo que otros nos dicen y hacen de una manera objetiva sin prejuicios ni interpretaciones. Este paso nos ayuda a tomar consciencia.

2.SENTIMIENTOS

Necesitamos comprobar cómo nos sentimos ante la situación. Los sentimientos que nos genera: decepción, miedo, alegría, irritación, diversión…

3.NECESIDADES

Identificamos qué necesidades están detrás de nuestros sentimientos.

4.PETICIÓN

Hacemos una petición específica, concreta, que satisfaga nuestras necesidades, en un lenguaje positivo, referido a este momento y que además enriquezca tanto a uno mismo como al receptor de la petición.

La CNV, un viaje de ida y vuelta

La CNV consiste por tanto en expresar de manera muy clara, la información sobre cada uno de estos cuatro componentes. Pero también es necesario recibir de las otras personas la información de estos mismos componentes.

Por tanto podemos diferenciar dos partes en la CNV:

  1. Expresión honesta a través de los cuatro componentes.
  2. Recepción empática a través de los cuatro componentes.

Nos conectamos con los demás percibiendo primero lo que ellos observan, sienten y necesitan. Después descubren en qué enriquecerá su vida recibir de nosotros lo que nos piden. De esta manera establecemos una comunicación en ambos sentidos, en la que se manifiestan de forma natural los 4 componentes de la CNV.

Para poder llegar a tener una CNV es necesario promover el desarrollo de la escucha activa, el respeto y la empatía, promoviendo de esta manera un intercambio armónico entre los integrantes de la comunicación.

Ejemplo para entender la CNV

María y Alberto pertenecen al mismo equipo y ella está enfadada porque Alberto todavía no le ha contestado a un correo que le envió esta mañana.

En una reunión de equipo que tienen esa tarde, la discordia sale a flote: 

—Pues llevo todo el día con la misma tarea porque Alberto no ha tenido ni 5 minutos para ayudarme. Estoy bastante enfadada y creo que no me merezco que me ignoren de esta manera —se queja María.

Los demás también tenemos nuestro trabajo y no siempre podemos dejar de hacerlo para explicarte cosas que ya deberías saber —reacciona Alberto.

En este caso María está suponiendo que Alberto no ha contestado porque no ha querido, porque la ha ignorado. Sin embargo, podría ser que Alberto no hubiera visto el correo o que hubiera una incidencia urgente en producción y no haya podido contestar o que no sea consciente de la urgencia de la petición.  María enfrenta la situación sin expresar lo que siente, sino que busca un culpable y lo ataca.  

Si en vez de hablar desde el enfado y los prejuicios manejamos la situación con una comunicación no violenta el resultado será diferente. Veamos un ejemplo distinto:

—Alberto, llevo todo el día atascada con esta tarea, me siento frustrada porque no puedo avanzar y necesitaría que me ayudaras para poder continuar. ¿Por favor, podrías dedicarme 5 minutos?

Esta última forma de comunicación ni presupone ni juzga. Explicamos cómo nos sentimos, lo que necesitamos y por último se lanza una petición. Ante esto Alberto prestará atención y al no sentirse atacado, empatizará con la necesidad de María y probablemente solucionará la duda y lo que es más importante, se evitará un conflicto innecesario entre ambos.

Puntos a tener en cuenta

A continuación comparto algunos ‘tips’ que podemos llevar a cabo para evitar conflictos dentro del equipo.

  • – Dedica momentos a reflexionar sobre el tipo de relación que quieres contigo mismo y con los demás.
  • – Recuerda que todos tenemos las mismas necesidades (biológicas, afectivas…).
  • – Observa si estás interesado en las necesidades de los demás tanto como en las tuyas.
  • – Cuando pidas a alguien que haga algo, asegúrate de estar pidiendo y no exigiendo.
  • – Intenta hablar siempre en positivo. En vez de decirle a otra persona lo que NO quieres que haga, dile lo que SÍ quieres que haga.
  • – Expresa las acciones que quieres que se hagan para que te ayuden a cubrir tus necesidades sin decir cómo deben hacerlo.
  • – Trata de empatizar con los sentimientos y las necesidades de la otra persona antes de pronunciar tus opiniones, independientemente de que estés de acuerdo o no.
  • – Evita decir NO, explica por qué no puedes decir SÍ (siempre hablar en positivo).
  • – Si sientes enfado pregúntate qué necesidad tienes insatisfecha y qué podrías hacer para solucionarlo. No busques errores propios o ajenos.
  • – Demuestra agradecimiento cuando satisfagan una petición.
  • – No todos nos encontramos siempre en el mismo estado de ánimo. Todos tenemos días más complicados y días más fáciles en lo que respecta a interactuar con los demás. Necesitamos tener esto en consideración.

Una aplicación práctica del CNV se puede ver en dinámicas grupales de resolución de conflicto. En dichas dinámicas se tienen en cuenta:

  • – Premisas de comunicación, nos permiten observar de manera objetiva la situación:
  1. Escuchar todas las ideas sin juzgarlas.
  2. Ninguna idea es una tontería ni tenemos por qué pensar todos lo mismo.
  3. No hacemos presuposiciones.
  4. No hacemos generalizaciones.
  5. No hablamos del pasado.
  6. Los problemas no son la gente.
  7. Hablamos sobre hechos.
  • – Exposición de pensamiento, sentimiento y necesidad por parte de cada miembro del equipo
  • – Hacer peticiones (obtener acciones) que satisfagan las necesidades comunes e individuales. 

 

La CNV es una manera de comunicación que busca que las personas se comuniquen de una manera empática y eficaz. Para ello hay que observar los hechos sin evaluaciones, profundizar en nuestros sentimientos, encontrar y transmitir nuestras necesidades para poder satisfacerlas mediante peticiones que enriquezcan nuestras vidas.