People inspired

El diseño Responsive ya no es una moda

Sin duda, el diseño web responsive ha logrado modificar el desarrollo de las páginas webs y ha cambiado totalmente el patrón establecido hasta ahora. Es barato, rápido y sus ventajas han convencido a todos. Casi sin quererlo, ha conseguido marcar el camino a seguir, pero ¿en qué consiste este diseño?

Quizás no estés leyendo este artículo desde un dispositivo móvil, tranquilo, no es malo. Eres de los pocos que aún quedan navegando ‘for fun’ por el ancestral y -ya para algunos arcaico- ordenador de sobremesa. Y es que con los años, y con la proliferación de dispositivos de distinto tamaño como los  smartphones, tablets, portátiles, e incluso Smart TVs, el diseño y la programación de las páginas webs han tratado de evolucionar a la par que estos, para tratar de adaptar su contenido a las diferentes resoluciones de pantalla que han ido surgiendo en el mercado. 

Lo que empezó en 2008 en la W3C (World Wide Web Consortium) como una recomendación de innovación del diseño web adaptable bajo el nombre de ‘One web’, se ha convertido en un punto clave a la hora de diseñar y mejorar la experiencia de usuario. No es extraño, debido a los pocos dispositivos que existían hace una década, que fuera una moda más que una obligación. Sin embargo, la experiencia de usuario se ha vuelto tan indispensable a la hora de navegar y consumir contenido que ha hecho que el diseño responsive sea fundamental hoy en día. 

El diseño web responsive es una técnica web que consiste en proporcionar a todos los usuarios de una página web, sin importar desde qué dispositivo se accede, una experiencia de usuario similar. Es una técnica que crea páginas flexibles y adaptables a las distintas dimensiones de pantalla que existen, para que el usuario pueda visitarlas con facilidad. Se caracteriza porque el contenido y las imágenes son fluidas y se utilizan media queries inyectadas en el CSS, para poder cambiar dinámicamente los valores de los atributos de cada sitio mediante reglas.

No debemos confundir esta técnica con el desarrollo de páginas web móviles autónomas o con el diseño de una app nativa. No parten del mismo código de la página web, si no que crean uno desde cero, con un diseño y una programación completamente independiente. Filosofía que es opuesta al diseño responsive, que trata de redimensionar y colocar los elementos de la web de forma dinámica y sin alterar su contenido.

¿Qué ventajas tiene este tipo de diseño?

Con el diseño responsive se permite reducir el tiempo de desarrollo, evitar el contenido duplicado, y disminuir el coste y el mantenimiento de la página web, al existir solo una versión. Además, ofrece la posibilidad de hacer el contenido viral, al poder visualizarla y compartirla de una forma mucho más rápida.

Desde el punto de vista SEO, las páginas responsive logran posicionarse más rápido en el algoritmo de Google.

Puntos a tener en cuenta si optamos por el diseño responsive

  • El tiempo de carga. No todo el mundo está dispuesto a gastar segundos de su vida esperando a que se muestre una  web. No es el mismo el espacio disponible en el escritorio de un PC que en el de un móvil, además de que el tiempo que tarda el contenido en cargarse, varía. 
  • Evitar los efectos. Puede parecer atractivo  un efecto o una transición, pero cuando se accede desde otro dispositivo, puede llegar a ser un caos y no estar del todo optimizado. 
  • Cuidar la tipografía. Es fundamental que el texto se adapte a la pantalla donde se está visualizando. Se debe evitar que el usuario haga zoom o que el propio navegador lo redimensione. 
  • Utilizar imágenes y vídeos “flexibles”. Hoy en día usar elementos multimedia pesados y estáticos, es cosa del pasado. Se debe optar por imágenes y vídeos con poco peso y que tengan una proporción escalable. 
  • Simplificar y atender a la usabilidad. No es lo mismo navegar con el ratón que utilizar el dedo. Se debe pensar en este aspecto a la hora de diseñar los menús y los botones. En general, se debe hacer caso a la norma: menos, es más. 

 

El mundo está siendo cada vez más móvil y se debe ir diciendo adiós al diseño rígido e ir enterrando las páginas con ancho fijo en píxeles. Al final, ofrecer un sitio web responsive, permitirá a quien se decante por él, estar más cerca de los usuarios, generar más leads y conseguir más tráfico en la página.